Como es habitual por estos días ha tocado despedir  a un grupo de voluntarios franceses que terminan sus periodos de trabajo en Chile luego de años de servicio en diferentes programas y áreas de Fondacio. Sin embargo el grupo que se va  en estos días no es un grupo cualquiera. A pesar de haber estado confinados durante varios meses lejos de sus casas y familiares supieron anteponer su llamado al voluntariado y mantuvieron una mirada optimista y positiva frente al nuevo escenario de pandemia y confinamiento.


Sin duda que Fondacio agradece de manera particular  a Antonin Colme por su participación en el programa UHMD y área de comunicaciones; y a Francois Calonge por su activa participación en el programa Biblioteca Los Almendros. 


Frente al confinamiento, tanto Antonin como Francois supieron adaptarse con generosidad y buen humor y aprovechar el tiempo y los recursos existentes en colaborar de diferentes maneras y en áreas de Fondacio donde el trabajo remoto lo permitía. Fue necesario echar mano a nuevas habilidades y capacidades desconocidas que fueron aflorando con los  días.¡Todo un descubrimiento!


Sin duda que esta experiencia de voluntariado durante un periodo de pandemia mundial dejará en ellos una huella profunda en sus vidas y en el desarrollo de sus profesiones que les permitirá desplegarse como personas para lograr ser las mejores versiones de cada uno.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *