Poco a poco la Biblioteca Los Almendros continúa reencontrándose con los diferentes grupos que la conforman y animando con intervenciones adaptadas al confinamiento. Cuentos, imágenes, músicas e interacciones traspasan la frialdad de las pantallas logrando la alegría, la conexión, el contacto con los relatos y la mantención de los vínculos.
“Durante estos dos últimos meses nos hemos reencontrado vía remota con los jóvenes del Colegio de educación especial El Trigal y con los más pequeños de los jardines infantiles Estrella Andina, Azucenas y Colegio Las Canteras” nos comparte Pamela Ávila una de las responsables de este programa de Fondacio.  A esto hay que sumarle las  conexiones regulares con los 5 grupos de participantes provenientes del programa de Hortiterapia con quien existe una intercambio importante de actividades. Este programa “hermano” de Hortiterapia le entregó a los niños y niñas de las Tardes de  Biblioteca un interesante taller de cultivo de semillas y plantas medicinales.
Continúa Pamela Ávila: «En este periodo tan nuevo para todos, también nos hemos abierto con animaciones hacia otros espacios como: el Hogar San Carlos de Fundación Las Rosas, Equipo de voluntarios de la Fundación Giracuentos (voluntarios que llevan cuentos a niños -niñas hospitalizados)  y comunidad educativa del colegio de Educación especial Madretierra de Lo Barnechea».
Nuestras esperanzas están puestas en que podamos volver a encontrarnos en vivo y en directo, en la medida de lo posible, en el parque de Fondacio a animar la vida alrededor de las lecturas que especialmente en este tiempo se vuelven un aliento que todos necesitamos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *