El Hambre de tu Vida.

photo.94355f8b5dd8ad1e02805fb3f9f17418

Bienaventurados los que tienen hambre:

del amor de Dios,

del Pan de Vida,

del amor de las personas,

de santidad,

de una vida de oración,

de respeto y dignidad humana,

de ser reconocidos como hijos de Dios,

de una palabra de simpatía, de una sonrisa.

¿Soy capaz de reconocer estas hambres en mi?

En el hambre de mi soledad, ¿hacia quién me dirijo para saciarla?

En el hambre de mis pecados, ¿es Jesús en qien pienso primero?

¿Es Jesús el hambre de mi vida?

¿Es Jesús el amor más profundo de mi vida?

 

Madre Teresa de Calcuta.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *