La Confianza: Gratuidad y Responsabilidad

La Confianza: Gratuidad y Responsabilidad

Tomado del libro: “Un diálogo para la Vida. Hacia el encuentro entre judíos y cristianos”, de la rabina Silvina Chemen y el focolarino Francisco Canzani. Publicado por la editorial Ciudad Nueva.

pajaros

Es difícil hablar de la confianza, la herramienta para el diálogo que nos ocupa ahora, sin recurrir a la experiencia personal. Todos – y yo también- hemos vivenciado lo que significa dar confianza y recibirla. Es una experiencia fuerte y verdadera, que se puede vivir en cualquier vínculo humano y que es necesaria para que ese vínculo sea tal. Sin confianza, nunca pasamos de una mera fachada de relación humana que no nos aporta demasiado.

La confianza nos hace crecer, nos permite expresarnos cabalmente, nos impulsa a buscar lo más serio y auténtico que hay en nuestro interior para darlo a quien nos la otorga. Es esa mirada que permite que el camino de diálogo se desarrolle. Sin ella andamos sin rumbo, a tientas, porque el interlocutor, el otro, será siempre para nosotros un extraño a quien temerle o al menos de quien cuidarnos. Otro tanto le sucederá al otro que deba pararse frente a nosotros.

Les cuento una experiencia personal. Estaba organizando junto a un grupo de amigos judíos una actividad de encuentro judeo-cristiano. Era un trabajo bien práctico, que exigía concentración y precisión. En aquel momento era un hombre muy joven; los que trabajaban conmigo, en cambio, eran mayores y muy competentes en su campo.

(más…)

“Alegría que se renueva y se comunica”

” ALEGRÍA QUE SE RENUEVA Y SE COMUNICA”…..

El-papa-Francisc 600_396

“…Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se

              encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o,

al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo

cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta

invitación no es para él, porque «nadie queda excluido de la alegría

reportada por el Señor». Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando

alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su

llegada con los brazos abiertos. Éste es el momento para decirle a

Jesucristo: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu

amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito.

Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos

redentores». ¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido!

Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros

los que nos cansamos de acudir a su misericordia. Aquel que nos invitó a

perdonar «setenta veces siete» (Mt 18,22) nos da ejemplo: Él perdona

setenta veces siete. Nos vuelve a cargar sobre sus hombros una y otra vez.

Nadie podrá quitarnos la dignidad que nos otorga este amor infinito e

inquebrantable. Él nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con

una ternura que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos

la alegría. No huyamos de la resurrección de Jesús, nunca nos declaremos

muertos, pase lo que pase. ¡Que nada pueda más que su vida que nos

lanza hacia adelante! “

Tomado de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium

Poema para Trini Alliende

El Tambopata Me Llama

(Poema escrito por Roberto Alliende y leído durante la misa funeral de Trinidad Alliende Estevez).

Trini

Hace tiempo me estas llamando susurrándome al oído,
ingenua acudo sin pensarlo con cuatro de mis críos.
Me deslizo aventuroza empapándome de tu energía,
mientras acaricio con mis remos tu cálida piel fluida.

Un día hemos cabalgado conociéndonos mutuamente,
yo jinete, tu corcel de colas y meandros
descendiendo encabritado entre rápidos y calmos.
En la noche un descanso en tu orilla confinante,
y mañana nuevamente te montaré mi rocinante.

Como en todo buen descenso existen obstáculos desafiantes,
y en tu loca hidrología hay un *monstruo atormentante.
Me distraigo un momento y tu aguas me rodean
transfiriéndome con soltura a tu mundo alucinante,
pero antes yo te pido mi amigo inesperado,
déjame otear el horizonte y calmar a mis amados.

La labor esta cumplida puedo ahora entregarme,
sumergiéndome confiada en tu sueño trinitario.
Padre, hijo y espíritu santo me entrego toda a ti,
guárdame defiéndeme y protégeme como alma y posesión tuya.

Amen.

 

*Este es el nombre del rápido donde mi hermana Trini nos dejo.

La Alegría del Evangelio

Tomado de la Exhortación Apostólica “La Alegría del Evangelio” del Papa Francisco.
Padre Hurtado 580 jpg

Las Repercusiones Comunitarias y Sociales del kerygma

177. El kerygma tiene un contenido ineludiblemente social: en el corazón mismo del Evangelio está la vida comunitaria y el compromiso con los otros. El contenido del primer anuncio tiene una inmediata repercusión moral cuyo centro es la caridad.

Confesión de la fe y compromiso social
178. Confesar a un Padre que ama infinitamente a cada ser humano implica descubrir que «con ello le confiere una dignidad infinita». Confesar que el Hijo de Dios asumió nuestra carne humana significa que cada persona humana ha sido elevada al corazón mismo de Dios. Confesar que Jesús dio su sangre por nosotros nos impide conservar alguna duda acerca del amor sin límites que ennoblece a todo ser humano. Su redención tiene un sentido social porque «Dios, en Cristo, no redime solamente la persona individual, sino también las relaciones sociales entre los hombres». Confesar que el Espíritu Santo actúa en todos implica reconocer que Él procura penetrar toda situación humana y todos los vínculos sociales: «El Espíritu Santo posee una inventiva infinita, propia de una mente divina, que provee a desatar los nudos de los sucesos humanos, incluso los más complejos e impenetrables». La evangelización procura cooperar también con esa acción liberadora del Espíritu. El misterio mismo de la Trinidad nos recuerda que fuimos hechos a imagen de esa comunión divina, por lo cual no podemos realizarnos ni salvarnos solos. Desde el corazón del Evangelio reconocemos la íntima conexión que existe entre evangelización y promoción humana, que necesariamente debe expresarse y desarrollarse en toda acción evangelizadora. La aceptación del primer anuncio, que invita a dejarse amar por Dios y a amarlo con el amor que Él mismo nos comunica, provoca en la vida de la persona y en sus acciones una primera y fundamental reacción: desear, buscar y cuidar el bien de los demás.

(más…)

Buscando un Verdadero Cristiano

Buscando un Verdadero Cristiano.

jesus_yo1

Un hombre que acababa de encontrarse con Jesús resucitado, iba a toda prisa por el camino de la vida, mirando por todas partes y buscando.  Se acercó a un anciano que estaba sentado al borde del camino y le pregunto:

– Por favor, señor, ¿ha visto pasar por aquí a algún cristiano?

El anciano encogiéndose de hombros le contestó:

– Depende del tipo de cristiano que ande buscando.

– Perdone – dijo contrariado el hombre – pero soy nuevo en esto, y no conozco los tipos de cristianos que hay.  Solo conozco a Jesús.

Y el anciano añadió:

–  Pues si amigo, hay de muchos tipos y maneras y también para todos los gustos.  Hay cristianos por cumplimiento, cristianos por tradición, cristianos por costumbre, cristianos por superstición, cristianos por obligación, cristianos por conveniencia, cristianos auténticos….

– ¡Los auténticos!, ¡esos son los que yo busco!, ¡Los de verdad! – Exclamó el hombre emocionado.

¡Vaya, dijo el anciano con voz grave – ¡esos son los más difíciles de ver!  Hace ya mucho tiempo pasó uno por aquí, y precisamente me preguntó lo mismo que usted – ¿cómo poder reconocerle? – El anciano contestó  tranquilamente – No se preocupe amigo, no tendrá dificultad en reconocerlo.  Un cristiano de verdad, no pasa inadvertido en este mundo de sabios y engreídos, lo reconocerá por sus obras… ALLÍ DONDE VA, SIEMPRE DEJA HUELLAS!!

El Hambre de tu Vida.

El Hambre de tu Vida.

photo.94355f8b5dd8ad1e02805fb3f9f17418

Bienaventurados los que tienen hambre:

del amor de Dios,

del Pan de Vida,

del amor de las personas,

de santidad,

de una vida de oración,

de respeto y dignidad humana,

de ser reconocidos como hijos de Dios,

de una palabra de simpatía, de una sonrisa.

¿Soy capaz de reconocer estas hambres en mi?

En el hambre de mi soledad, ¿hacia quién me dirijo para saciarla?

En el hambre de mis pecados, ¿es Jesús en qien pienso primero?

¿Es Jesús el hambre de mi vida?

¿Es Jesús el amor más profundo de mi vida?

 

Madre Teresa de Calcuta.

Tiempo de cambio….

Tiempo de Cambio….

Cambiar

 

Terminan  las vacaciones, y muchas decisiones de cambio se toman en estos días.  Algunos deciden cambiar de trabajo, otros cambian de colegios.  Muchos quieren cambiar su auto, su casa, su computador.  Hay quienes quieren cambiar de  look.  No pocos o pocas quisieran tal vez cambiar de pareja (está de moda), o de sexo.  O de AFP.  En pocos días más, hay cambio de gobierno.  “La vida es puro cambio”, dijo hace mucho tiempo Heráclito, “el oscuro”, que era claro como el agua de un río.  Pero, ¿son los cambios del colegio, de trabajo, de auto, de pareja, de computador y de casa verdaderos cambios, o más bien operaciones maquillaje de nuestro viejo y astuto “ego” para hacernos creer que cambiamos?

“Que todo cambie para que toda siga igual”, es la frase acuñada en esa gran novela que es “El Gatopardo”.  Hay personas “gatopardescas” y países “gatopardescos”, como Italia, por ejemplo, que cambia de primer ministro como quien cambia de camisa, para que al final todo siga igual.  Por eso mismo, la palabra “cambio” está tan gastada, tan desprestigiada.  Es una palabra comodín de los políticos y los publicistas.  ¿Cómo reconocer cuándo estamos ante un cambio genuino?  El verdadero cambio, cuando llega, nos quema por dentro, nos expone a un proceso de destilación, de depuración, de alquimia o metamorfosis que no tiene que ver con un simple maquillaje o una “manito de gato” para mejorar la fachada.  Porque el cambio tiene que ver con la muerte, esa a la que tanto tememos, pero que está siempre actuando en nosotros desde el momento mismo que Inspiramos.  Inspiramos y expiramos todo el santo día; la mariposa de la muerte aletea sin cesar en nuestra nariz. (más…)

Los Sueños son para hacerse Realidad….

LOS SUEÑOS  SON  PARA HACERSE REALIDAD…..

flores_y_cielo“Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar… decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas, decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución, decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz. Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos. Aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar, descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui., Me dejó de importar quién ganara o perdiera; ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer. Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir. Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien «Amigo». Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, «el amor es una filosofía de vida». Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente. Aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás. Aquel día decidí cambiar tantas cosas… Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad. Desde aquel día ya no duermo para descansar… ahora simplemente duermo para soñar.”

(Walt Disney)

Para Reflexionar

ORACION PARA REFLEXIONAR

Texto de Irma Diaz, miembro de Fondacio.

 

Cuando tu naciste yo te había elegido y te llamé por tu nombre.

Cuando creciste y te equivocaste no estabas sola yo estaba contigo, iba a tu lado.

Cuando fuiste adulta y tuviste problemas los solucionamos juntos,

estuve siempre contigo.

Cuando fuiste mayor y tu cuerpo estaba cansado yo siempre te lleve en mis brazos.

Cuando caminaste por un camino oscuro y solitario y tuviste miedo yo iba delante de ti.osa

Cuando te sentiste sola y enferma y necesitaste ayuda estuve siempre contigo.

Cuando la vida te puso muchos obstáculos tomé tu mano y caminé junto a ti.

Cuando en tu vida hubo oscuridad yo te enseñé que siempre detrás de las nubes

hay una luz, hay una esperanza.

Cuando tu me elegiste yo ya te había elegido y te llamé con amor y te dije: sígueme.

Cuando estuviste necesitada y no tenías nada, yo siempre estuve presente

y con amor serví a tu mesa.

Cuando me necesitaste yo siempre estuve a tu lado. Caminé junto a ti.

Por momentos iba delante, guiándote y otras veces iba detrás de ti, cuidándote.

Cuando sientas que llegó el momento de partir

piensa que siempre estuve a tu lado, nunca te deje sola.

Te esperaré. Será el momento mas hermoso, celebremos la Pascua juntos,

podrás ver mi rostro y reconocerás que fui yo el que siempre estuvo a tu lado.

 

 

Oración del Congreso

En camino hacia el

IV Congreso Internacional de Fondacio 2013

Oración-Congreso-baja