Martín Lutero

Todos sabemos que este año se conmemora los 500 años de la  Reforma de Martín Lutero, fraile agustino que en 1517 publicó sus 95 tesis que cuestionaban, entre otros,  la venta de indulgencias por parte de la curia de Iglesia Católica de ese entonces. El lamentable desenlace que tuvo esta pugna en su momento nos hace reflexionar hoy sobre la tolerancia y el diálogo que deben siempre prevalecer especialmente entre quienes nos proponemos seguir el evangelio de Cristo.

Pero ¿quién fue Martín Lutero y cómo su conciencia religiosa le llevó a liderar esta Reforma? leamos algunos párrafos tomados del sitio web web de la Congregación evengélica lúterana La Reconciliación de Santiago de Chile.

“Lutero nació 1483 en Eisleben (Alemania) en una familia de una clase media. Su padre que trabajaba en la minería le mandó a estudiar derecho en Erfurt. Entró al convento de los Agustinos en Erfurt en el 17 de julio 1505 contra la voluntad de su padre. Este convento era conocido por ser muy estricto. Lutero se preguntaba por el aspecto misericordioso de Dios frente al ser humano.

En 1507 fue consagrado como sacerdote y celebró su primera misa. Un año después partió a estudiar teología en Wittenberg. Ahí conoció el decano de la facultad de teología Johann Staupitz que se convirtió en su padre espiritual y confesor. Él le hizo descubrir a un Dios misericordioso que quiere salvar los humanos por su hijo Jesucristo.

En los  años 1510 y 1511 viajó a Roma por asunto de su orden. Ahí obtuvo una impresión negativa de la ciudad, de la iglesia católica y de la curia. Roma le pareció una ciudad de pecadores y de grandes negocios.

De vuelta en Wittenberg comenzó a predicar e inicia un doctorado. Todo su vida fue un predicador apasionado deseoso de llevar el evangelio de Cristo en la vida cotidiana de la gente de su época. En 1512 obtuvo la cátedra de exégesis de la Biblia en Wittenberg que conservaría el resto de su vida. Aquí pudo empezar a desarrollar y profundizar sus ideas teológicas. La más importante: La Biblia habla de un Dios que a través de su hijo Jesucristo  se muestra misericordioso y por eso el hombre no necesita hacer mérito alguno para obtener esa misericordia.

Observando cómo la iglesia explotaba el miedo de las personas al “infierno” luego de la muerte a través de la venta de indulgencias, en el año 1517 Lutero escribió los 95 tesis al responsable en su región el Duque de Mainz para pedir detener su venta. En poco tiempo los tesis fueron conocidas en todo el territorio de habla alemana gracias a la rápida difusión por la imprenta y Lutero se volvió famoso.

Roma le pidió que revocara sus criticas pero por el contrario Lutero aclaró que los méritos de Cristo y de los santos no son comparables con el tesoro de la iglesia que permite indulgencias y solo la fe en la palabra de Dios y no los sacramentos causan la justificación ante Dios. También negó que el papa y los concilios fueran las únicas autoridades superiores que interpretan la Biblia correctamente. El Papa y los concilios podían equivocarse.

En 1520 escribió sus textos más famosos en los cuales explica las ideas reformadoras y critica el estado de la iglesia romana: “De la libertad al cristianismo”, “Del Cautiverio Babilónico de la Iglesia” y “A la Nobleza Cristiana de la Nación Alemana”. Ese mismo año el Papa envió la bula para su excomunión. Los escritos de Lutero fueron quemados públicamente en ciudades alemanas. Lutero reaccionó quemando también él la bula en Wittenberg. En 1525 se casó con la ex monja Katharina von Bora.

Con el tiempo nuevos conflictos religiosos se producirían a raíz de la contra-reforma surgida al interior de la iglesia católica y del surgimiento de nuevas ideas más radicales al interior del Luteranismo propuestas por Ulrich Zwingli y Jean Calvin.

Lutero quien sufría de alguna enfermedad relacionada probablemente con los riñones no sobrevivió a todos estos cambios. Por coincidencia estando en su ciudad natal falleció en Febrero de 1546. Esta sepultado en la Iglesia de Wittenberg.

Mas información pueden obtenerla en http://lareconciliacion.cl/de/quien-era-martin-lutero/

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

Entre el 4 y el 11 de junio próximo la Iglesia nos invita a vivir la Semana de la Oración por la Unidad de los Cristianos, bajo el lema: Reconciliación: el amor de Cristo nos apremia (cf.2 Co 5, 14-20), un aspecto sustantivo si pensamos que este año se conmemoran los 500 años de la Reforma con Martin Lutero.

Se nos propone un tiempo para que, impulsados por el Espíritu nos dejemos reconciliar con Dios y entre nosotros, como diversos frutos de un solo árbol de Vida. Se trata de una semana para orar y trabajar intensamente para que lleguemos a la unidad visible de los hijos de Dios que somos.

Hasta el Concilio Vaticano II, la Iglesia católica miró con desconfianza el ecumenismo, por considerar que ponía en peligro la estabilidad y unidad de la doctrina de la Iglesia. Ya en la preparación del Concilio, el Papa san Juan XXIII creó el Secretariado para la promoción de la Unidad de los Cristianos, institución que contribuyó a que el Concilio modificara la manera como la Iglesia interpretaba la relación entre la Escritura y la Tradición en el misterio de la Revelación, y también para que el Concilio declarara que la Iglesia de Jesucristo “subsiste en la Iglesia católica (…)si bien fuera de su estructura se encuentran muchos elementos de santidad y verdad” .

Desde entonces, podemos decir que la Iglesia católica trabaja sinceramente por profundizar en esos elementos de santidad y verdad que nos unen con las otras comunidades e iglesias cristianas.

Para mayor información de actividades pueden consultar en:http://www.iglesia.cl/especiales/semanaoracion2017/index.php

TPH nos invita a celebrar

Nuestros hermanos de Trabajo para Un Hermano nos invitan a celebrar sus 35 años de vida humanizando el trabajo.

Encuentro de Movimientos laicales

Más de 270 personas se congregaron este sábado 13 de mayo en el Santuario de Schoenstatt en la comuna de la Florida, para participar en el encuentro de movimientos laicales, oportunidad en la que se reflexionó en torno a los desafíos de esta realidad en la Iglesia Católica actual.

En la jornada estuvieron presentes más de 40 movimientos y asociaciones de laicos, quienes escucharon atentamente la presentación del abogado y filósofo Sergio Micco y del Obispo Auxiliar de Santiago, monseñor Jorge Concha, quien realizó una reflexión sobre el carisma, libertad y comunión.

El cardenal Ricardo Ezzati, llegó hasta el Santuario de Schoenstatt en la comuna de La Florida, durante la tarde para participar en el cierre de la  actividad, en donde entregó un saludo y reflexión posterior a la misa presidida por el Obispo Auxiliar, monseñor Jorge Concha.

El cardenal puso énfasis en los dones que Dios nos regala señalando “el Papa nos invita a salir, la Iglesia está llamada cada vez más a descubrir que detrás de cada don y vocación está el espíritu”.

También se refirió al Sínodo de jóvenes convocado por la Iglesia de Santiago, “lo que más nos importa es crear un movimiento, crear una corriente en la cual toda la Iglesia de Santiago se sienta comprometida para mirar y escuchar a los jóvenes, para preguntarnos qué tenemos que hacer para evangelizarlos y cómo podemos acompañarlos en su discernimiento vocacional, para que de verdad se vuelvan el alma de Chile”.

Para finalizar el pastor animó a cada uno de los movimientos a continuar con su tarea evangelizadora en el mundo de hoy, aportando cada uno con su carisma.

Voluntarios que se entregan hoy en Fondacio

Son varios los voluntarios extranjeros en Fondacio hoy. Aquí les presentamos a algunos de ellos.

Guillaume Gruson 25 años, francés, Ingeniero Industrial. llegó a Chile hace dos meses en reemplazo de Eude de Labarre, por 2 años en la dirección ejecutiva de Un Hogar Más Digno.

“Busco vivir una experiencia que me involucre en lo espiritual y en lo concreto, conociendo en profundidad la realidad de la población, de los más necesitados y aportar desde mi voluntariado”.

 

Lucie Joreau francesa, 21 años, socióloga. Hace siete meses se integró al equipo de la Biblioteca Los Almendros, además de colaborar en otros proyectos de Fondacio.

“Busco ir al encuentro de las personas para conocer mejor el mundo donde vivimos, la ciudad que habitamos y conocerme mejor yo misma. Estoy feliz de mi voluntariado en la Biblioteca y de mi colaboración en los otros proyectos de Fondacio.

 

Anne-Claire Bled francesa 24 años, arquitecto, realiza su voluntariado en Un Hogar Más Digno por un año.

“Cada mañana cuando voy al trabajo se que esto tiene un sentido para mi y para otros. Lo que hago va a ayudar a otras familias. Junto con el aspecto profesional valoro mucho la dimensión humana de mi voluntariado”.

 

Sophie di Martino bélga, 30 años, lleva algunas semanas en Chile como Coordinadora del IFF América. Administración Financiera y Master en Cooperación y Desarrollo humanitario.

“Me interesa una mirada humana de mi trabajo y desenvolverme en el mundo de lo asociativo. Por eso estoy muy contenta que aquí en Fondacio y en el IFF América lo humano está en el centro del proyecto”.

 

 

SONY DSC