Las siete palabra de Jesús en la cruz

Extracto tomado del texto “Las siete palabras de Jesús en la cruz”, de Karl Rahner, SJ.

Primera Palabra: “PADRE, PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN”  (Lc 23,34)

Cuelgas de la cruz. Te han clavado. No te puedes separar de este palo erguido sobre el cielo y la tierra. Las heridas queman tu cuerpo. La corona de espinas atormenta tu cabeza. Tus manos y tus pies heridos son como traspasados por un hierro candente. Y tu alma es un mar de desolación, de dolor, de desesperación.

Los responsables están ahí, al pie de la cruz. Ni siquiera se alejan para dejarte, al menos, morir solo. Se quedan. Ríen. Están convencidos de tener la razón. El estado en que estás es la demostración más evidente: la prueba de que su acto no es sino el cumplimiento de la justicia más santa, un homenaje a Dios, del que deben estar orgullosos. Se ríen, insultan, blasfeman. Mientras tanto cae sobre ti, más terribles que los dolores de tu cuerpo, la desesperación ante tal iniquidad. ¿Existen hombres capaces de tanta bajeza? ¿Hay, al menos, un punto común entre Tú y ellos? ¿Puede un hombre torturar así a otro hombre, hasta la muerte? ¿Desgarrarlo hasta matarlo con el poder de la mentira, de la traición, de la hipocresía, de la perfidia…. y mantener la pose del juez imparcial, el aspecto del inocente, las apariencias de lo legal? ¿Cómo lo permite Dios? ¡Oh Señor, nuestro corazón se habría destrozado en una furiosa desesperación! Habríamos maldecido a nuestros enemigos y a Dios con ellos.

Sin embargo, Tú dices: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. ¡Eres incomprensible, Jesús! Amas a tus enemigos y los encomiendas al Padre. Intercedes por ellos. Señor, si no fuera una blasfemia, diría que los disculpas con la más inverosímil de las excusas: “no saben”. Sí, sí saben, ¡lo saben todo! ¡Pero quieren ignorarlo todo! No hay cosa que se conozca mejor que aquello que se quiere ignorar, escondiéndolo en el subterráneo más profundo del corazón; pero, al mismo tiempo, le negamos la entrada nuestra conciencia. Y Tú dices que no saben lo que hacen. Sí, hay algo que no saben: tu amor por ellos.

 Pronuncia tu palabra de perdón sobre mis pecados. Di al Padre: “Perdónalo porque no sabe lo que ha hecho”. Mas lo sabía… lo sabía todo, pero no conocía tu amor.

Hazme pensar tu primera palabra cuando recite distraído el Padre Nuestro y afirme perdonar a los que me ofenden. Necesito tu fuerza para perdonar de corazón a aquellos que mi orgullo y mi egoísmo consideran como enemigos.

Sexta Palabra: “TODO ESTÁ CUMPLIDO”  (Jn 19,30)

Está cumplido. Sí, Señor, es el fin. El fin de tu vida, de tu honor, de las esperanzas humanas, de tu lucha y de tus fatigas. Todo ha pasado y es el fin. Todo se vacía y tu vida va desapareciendo. Desaparición e impotencia…. Pero el final es el cumplimiento, porque acabar con fidelidad y con amor es la apoteosis. Tu declinar es tu victoria.

¡Oh Señor!, ¿cuándo entenderé esta ley de tu vida y de la mía? La ley que hace de la muerte, vida; de la negación de sí mismo, conquista; de la pobreza, riqueza; del dolor, gracia; del final, plenitud.

Sí, llevaste todo a plenitud. Se había cumplido la misión que el Padre te encomendara. El cáliz que no debía pasar había sido apurado. La muerte, aquella espantosa muerte, había sido sufrida. La salvación del mundo está aquí. La muerte ha sido vencida. El pecado, arrasado. El dominio de los poderes de las tinieblas es impotente. La puerta de la vida se ha abierto de par en par. La libertad de los hijos de Dios ha sido conquistada. ¡Ahora puede soplar el viento impetuoso de la gracia! El mundo en la oscuridad comienza, lentamente, a arrebolarse con el alba de tu amor.

Tú que perfeccionas el universo, perfeccióname en tu Espíritu, ¡oh Verbo del Padre, que cumpliste todo en la carne y con el martirio! ¿Podré decir en la tarde de mi vida: “Todo está cumplido, he llevado a su término la misión que me encomendaste”? ¡Oh Jesús, sea cual sea mi misión que me haya encomendado el Padre -grande o pequeña, dulce o amarga, en la vida o en la muerte-, concédeme cumplirla como Tú cumpliste todo! Permíteme llevar a plenitud mi vida.

Texto completo: http://www.revistaecclesia.com/las-siete-palabras-de-jesus-en-la-cruz-por-karl-rahner-sj/

Un Hogar más Digno: Con aroma a esperanza se iniciaron los talleres de “huertos familiares”

Un intenso comienzo de año ha tenido el proyecto “Un Hogar más Digno”. A la inauguración de la casa de Mónica Webar en enero del presente año se suma ahora la realización del primer taller de Huertos Familiares efectuado el pasado 10 de marzo en las dependencias de Fondacio Chile.

Huertos-familiares-1-400El encuentro convocó a doce mujeres, quienes compartieron un grato momento y tuvieron la oportunidad de conocer diversas técnicas de siembra, aprendiendo a plantar y cosechar verduras, conocimiento que les permitirá autoabastecerse generando un importante ahorro en sus hogares.

Así mismo, durante el taller las asistentes pudieron conocer alternativas de cultivos y reproducción de Cactus, plantas de alta comercialización, conocimientos adquiridos que le ayudará a generar ingresos extras, mejorando su calidad de vida.

El taller “Huerto Familiares” ha sido un arduo trabajo que se viene realizando hace un tiempo atrás, esfuerzo que hoy tiene sus frutos, ya que las mujeres capacitadas han formado la organización “Verde Esperanza” estructura social que este año ha tenido reconocimiento desde la municipalidad de Huechuraba, situación que les permitirá acceder a distintos beneficios, potenciando el actual trabajo que realiza Fondacio con las comunidades más necesitadas.

Si desea colaborar con este programa u otro que tiene actualmente Fondacio te invitamos a ser parte de nuestro proyecto social y espiritual, registrándote en nuestro formulario de contacto, ahí coméntanos como te gustaría colaborar.

Huertos-familiares-2-400

“Sabiduría de un Pobre”, extracto.

Algunos días más tarde, después de haber estado rezando en el bosque, según su costumbre, Francisco encontró en la ermita un hermano joven que le esperaba. Era un hermano lego, venido expresamente para pedirle un permiso. A este hermano le gustaban mucho los libros, y quería que el padre le permitiera tener algunos. Especialmente deseaba poseer algún salterio. Su piedad ganaría, explicaba él, si podía disponer libremente de estos libros. (…)

Francisco escuchaba al hermano exponer su demanda. Veía mucho más lejos de lo que él decía. Las palabras del hermano resonaban en sus oídos como un eco. Le parecía oír las palabras de algunos ministros de su Orden deslumbrados por el prestigio de los libros y de la ciencia. ¿No le había pedido uno de ellos hacía poco permiso para guardar para su uso toda una colección de libros magníficos y vistosos? Bajo pretexto de piedad se estaba, pues, a punto de desviar a los hermanos de la humildad y simplicidad de su vocación. Pero no bastaba eso. Los innovadores quería que él, Francisco, diera su aprobación. (…)

Acababa de hablarle en un lenguaje rudo, demasiado rudo, seguramente. Hubiera querido ahora explicarle por qué había obrado así, decirle despacito y claro todo lo que pensaba. Decirle que no tenía nada contra la ciencia ni contra la propiedad en general, pero que sabía él, el hijo del rico mercader de tejidos de Asís, lo difícil que es poseer algo y seguir siendo amigo de todos los hombres y, sobre todo, el amigo de Jesucristo. Que allí donde cada uno se esfuerza en hacerse un haber ya se ha acabado la verdadera comunidad de hermanos y de amigos. Y que no se podrá nunca hacer que el hombre que tiene algunos bienes a la vista no tome espontáneamente una actitud defensiva con respecto a los otros hombres. Es eso lo que había explicado en otro tiempo al Obispo de Asís, que se asombraba de la excesiva pobreza de los hermanos.

-Señor Obispo – le había dicho entonces-, si tenemos posesiones, nos harán falta armas para defenderlas.

El Obispo lo había comprendido. Lo sabía por experiencia. Demasiado a menudo entonces los hombres de Iglesia tenían que hacerse hombres de armas para defender sus bienes y sus derechos. Pero ¿qué relación tenía todo esto con el salterio en manos de un novicio? Francisco veía bien que, a los ojos de este hermanito, todas estas explicaciones tenían que parecer sin proporción a su demanda. Sin proporción, y, por tanto, ininteligibles. Nunca se había sentido tan impotente como en este momento. – Cuando tengas el salterio – dijo por fin al hermano, con esperanza de hacerse comprender, a pesar de todo-, ¿qué harás con él? Irás a sentarte en un sillón o en un trono como un gran prelado y dirás a tu hermano: “Tráeme el salterio.”

El hermano sonrió con una sonrisa molesta. No veía el alcance de la advertencia de Francisco. Este acababa de expresarle con humor la tragedia del poseer, tal como él la veía: todas nuestras relaciones humanas falseadas, corrompidas, reducidas a relación de dueño y de siervo a causa del haber. A causa de los bienes que creemos poseer. Y que no era necesario tener mucho para comportarse como dueño. Eso era grave, demasiado grave, para que se pudiera sonreír.

Pero Francisco no tenía ante él más que a un niño. Un pobre niño que no podía comprender cosas graves, pero a quien, sin embargo, era preciso tratar de salvar.

Se sintió lleno de una inmensa piedad por él. Lo cogió maternalmente por el brazo y lo llevó junto a una roca, en la que se sentaron los dos.

– Escucha, hermanito – le dijo -. Voy a confiarte una cosa. Cuando yo era más joven, también fui tentado por los libros. Me hubiera gustado tenerlos. Pensaba entonces que me darían la Sabiduría. Pero, mira, todos los libros del mundo son incapaces de dar la Sabiduría. Es preciso no confundir la Ciencia con la Sabiduría. El demonio supo en otro tiempo las cosas celestes y conoce ahora más cosas terrestres que todos los hombres del mundo. En la hora de la prueba, en la tentación o en la tristeza, no son los libros los que pueden venir a ayudarnos, sino simplemente la Pasión del Señor Jesucristo. Francisco se calló un instante. Después, dolorosamente, añadió:

– Ahora yo sé a Jesús pobre y crucificado. Esto me basta.

Este pensamiento lo absorbió de repente todo entero. Permaneció allí abismado, con los ojos cerrados, completamente extraño a lo que podía pasar alrededor de él. Cuando, después de bastante tiempo, volvió en sí, se dio cuenta con espanto de que estaba solo. El hermano le había dejado y se había marchado.

Nuevas casas para Un Hogar Mas Digno

Para UHMD el año comenzó con 6 nuevos hogares que atender. Esto es la construcción de una nueva casa; ampliación y reforzamiento estructural de otras cuatro y el tratamiento antitermitas de una casa ya existente. A esto hay que agregar el mejoramiento en materia de electricidad y aislación térmica de las viviendas.

En uno de los casos, las mejoras de reforzamiento de la estructura del primer piso y realización de un cortafuegos permitirán a la familia adjudicarse un subsidio estatal con el que comprarán la casa que hasta ahora solo arrendaban.

tijeralLas casas están ubicadas en las comunas de Recoleta y Huechuraba y las obras beneficiarán directamente a un total de 14 personas entre padres, hijos y adultos mayores que verán mejorada su calidad de vida.

“Ya tenemos terminados los levantamientos de arquitectos y de ingenieros calculistas relacionados con cada uno de los proyectos gracias al trabajo de los profesionales voluntarios que trabajan con Fondacio. Ahora el desafío mayor es conseguir el financiamiento necesario para comenzar con las obras cuanto antes.

Necesitamos encontrar a personas u organizaciones que se quieran involucrar con esta obra y trabajar por un país más equitativo”, nos explica Verónica Muñoz, Directora Social del proyecto.

La ayuda puede ser en material de construcción nuevo o reciclado; puertas ventanas, cerámicas, volcanita, sanitarios o en dinero efectivo y pueden contactarse al fono 26208420 con Eudes de Labarre, Director Ejecutivo de UHMD.

Si todo marcha bien, este invierno será mucho más cálido y amable para estas seis familias.